¿Qué dice de nosotros nuestro propio edificio? La fachada de nuestro inmueble es, sin duda, la primera imagen que nuestros invitados tendrán de nuestra vivienda. Cuando la adquirimos, ésta se veía impecable, pero con los años, al igual que ocurre con nosotros, empezará a deteriorarse y a sufrir los temidos ‘achaques’. Además de adaptar la estética del inmueble a los nuevos tiempos, los trabajos de rehabilitación de edificios en Madrid nos ayudarán a crear un espacio mucho más cómodo y funcional, y conseguiremos que el valor de nuestro piso se incremente, un aspecto a tener en cuenta si nos estamos planteando ponerlo a la venta o en alquiler. Más que como un gasto, estos trabajos deben verse como una inversión que, en un futuro, nos permitirá que se revalorice nuestra vivienda.

Para la ejecución de los trabajos de rehabilitación de edificios en Madrid es importante contar con la ayuda de una empresa especializada en el sector de las reformas y de la eficiencia energética. La experiencia es, por regla general, uno de los factores determinantes en la elección. Sin embargo, aunque la contratación de una de estas compañías puede parecer una actividad sencilla, hay una serie de detalles que toda comunidad de vecinos debe tener en cuenta y que vienen reflejados en la Ley de Propiedad Horizontal, en la que se regulan las relaciones de propiedad, copropiedad y vecindad que se establecen entre los propietarios de un inmueble dividido en pisos.

Ley de Propiedad Horizontal

Lo primero que debemos saber es que la comunidad de vecinos puede ejercer como contratista de los trabajos o como promotora de las obras, y que las obligaciones varían en función de cada caso.

Si la comunidad ejerce, por ejemplo, como contratista, deberá desarrollar un plan de seguridad y salud y comunicar sobre el inicio de la obra a la autoridad laboral competente, facilitando el plan a la empresa que efectuará los trabajos, al coordinador de seguridad y a las personas que representen a los trabajadores de la empresa subcontratada, en el caso de que la haya. Deberá asimismo informar a todos los empleados sobre las cuestiones relevantes en prevención de riesgos laborales.

En el otro supuesto, es decir, en el que la comunidad asuma la obra como promotora, deberá nombrar a una persona para que gestione la dirección facultativa de los trabajos. Además, las empresas contratadas para las labores de rehabilitación de edificios deberán estar inscritas en el registro de empresas acreditadas.

La comunidad como promotora se encargará también de informar a las personas implicadas en el proceso de la identidad del encargado de la seguridad y, si alguno de los trabajadores está en régimen de autónomos, será la comunidad quien asuma las obligaciones como contratista.

Desde Impermeabilizaciones Aparicio queremos hacer hincapié en la necesidad de cumplir estas cuestiones que, aunque algo complejas, son necesarias si no queremos sufrir sanciones por infracción.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR